La realidad defrauda de tal manera,
que uno tiene que inventarse un sustitutivo